sábado, 19 de enero de 2008

Bondad

Lo que involucra la bondad

"La bondad es la cadena de oro que enlaza a la sociedad."
Goethe

Creo en la bondad como una forma práctica de interrelación entre las personas.
La bondad, desde mi punto de vista implica:

Empatía. Tratar de ponerse en el lugar del otro para entender sus sentimientos y motivaciones. Sirve de base para los puntos que siguen.

Paciencia. No ser exigente con otros más de lo razonable.

Tolerancia. Dejar que otros piensen y se expresen como mejor les parezca. Nadie posee la verdad absoluta y todos tenemos derecho a equivocarnos de vez en cuando y a cambiar de opinión cuando lo consideremos necesario.

Justicia. Si quiero que me traten bien los demás, lo mismo haré yo con ellos.

Solidaridad. Con una actitud de pertenencia a un grupo (la especie humana) hacer las cosas para beneficio propio y de los demás. Esto implica ayudar a otros cuando están en circunstancias difíciles y reducir a un grado razonable nuestro egoísmo por instinto.

Gentileza. Es procurar hacer sentir bien a las personas, o por lo menos no hacerles sentir mal. Esto involucra que cuando se le pida algo a otro no ser prepotente o intimidante.

El uso de la bondad genera un ambiente positivo y agradable en el que la gente se ayuda mutuamente a mejorar su calidad de vida. También favorece la comunicación, y por lo tanto la educación y el avance social y científico.

Desde luego, la bondad se debe aplicar con inteligencia. Si, por ejemplo, alguien insulta o agrede a mis seres queridos, no seré gentil con el agresor, o si un amigo llega tarde a una cita para ir al cine no seré eternamente paciente esperándolo noche y día llueve, truene o relampaguee. Obviamente, mi propuesta anterior pretende ser una serie de sugerencias útiles, no un conjunto de máximas religiosas. No es muy práctico eso de presentar la otra mejilla cuando te las ves con un bravucón, si es el caso hay que defenderse.

En una entrada posterior hablaré sobre el uso incorrecto de la bondad.