jueves, 8 de mayo de 2008

Niños platicadores

Caminando por la calle con mi novia vimos una niña impecablemente vestida y peinada que le preguntaba a su mamá con su vocecita infantil: "Mamá, ¿porqué dices que 'calladita me veo más bonita'?"

Sí, ¿porqué?, yo también pregunto.

En México se acostumbra amonestar a los niños con esa frase. Yo imagino que los padres pueden llegar a exasperarse con sus hijos cuando son muy platicadores, muy preguntones o cuando hacen comentarios inoportunos e incómodos. Conozco a una familia que, como llevaba a la abuelita a una exposición, le permitieron entrar por un acceso especial para 3a edad, sin que tuvieran que formarse en la fila tan larga que había. Ante esto el niño gritó muy exitado "¡Mamá, mamá hicimos trampa!". El resto de la familia le decía entre dientes "Ya cállate, ya cállate".

Definitivamente no debe ser fácil ser paciente con los hijos todo el tiempo. Los pequeños son por mucho, más curiosos, inquietos y ruidosos que un adulto.

Pero hay que ser conscientes de una cosa, una vez que el niño aprende a hablar, tiene una herramienta que le servirá para desarrollarse plenamente dentro del mundo que lo rodea: la comunicación. Y no solo eso, el lenguaje es una parte integral para la elaboración del pensamiento lógico, con todas sus implicaciones.

Cuando el pequeño aprende que la comunicación es el medio principal para saciar su inagotable curiosidad, entonces la utiliza abundantemente de allí en adelante, y esto es para él fuente de mucha felicidad.

Sin embargo hay un problema, en México, y supongo que en toda Latinoamérica, se tiene muy arraigada la idea de que todos deben tener hijos. Las razones son variadas: Porque con ello la pareja se une más, porque la mujer alcanza su plenitud como persona, porque el hombre demuestra que no es impotente (algo muy importante en una sociedad machista), y hay un sin fin de otros motivos que la gente plantea para justificar el porqué se deben tener hijos. Inevitablemente esto provoca que también personas impacientes los tengan. El niño criado con este tipo de padres no tendrá todas las oportunidades necesarias para desarrollar su capacidad de comunicación.

Cuando el niño pregunta "¿porqué el cielo es azul?", "¿porqué las plantas son verdes?", "¿porqué tenemos dos brazos y no cuatro?" está demostrando su interés en comprenderlo todo y desarrollando su capacidad intelectual. Si los padres le contestan "hay niño, no hagas preguntas tontas", "estoy ocupado(a)" o simplemente ponen una mueca de fastidio, están haciendo un niño huraño e incapaz de aprender libremente.

Los hijos son personas, no una posesión a la que se puede menospreciar impunemente. Los padres tienen la obligación de responder sus preguntas y tomar en cuenta sus opiniones. Si no saben la respuesta a una pregunta pueden simplemente contestar "no sé, ¿quieres que investiguemos?".

Si aún no se tienen hijos y se los desea es muy importante examinarse a sí mismo para determinar si se tiene la suficiente paciencia y capacidad para enseñar.

---
La foto la tomé de:
http://www.flickr.com/photos/jubilo/386244818/

6 comentarios:

Kentucky Freud Chicken dijo...

Definitivamente traer niños al mundo no es tarea fácil. Pero una cosa es eso y otra darse cuenta de que hay entre los progenitores verdaderos criminales como el austriaco famoso que tiene hijos/nietos porque tenía la curiosa costumbre de violar a su hija. Y por escandaloso que eso sea, los de su calaña no son tan raros.

La clase de educación que describes es también criminal (guardando las distancias). Mata la naturalidad y la curiosidad. Los hace reprimidos y conformistas, presas fáciles del sistema. Los obligan a traicionarse a sí mismos en aras del "buen comportamiento" que no es otra cosa que la hueva paterna. Ya lo decía Miguelito el de Mafalda: Querer a un hijo que siempre se porte bien es antideportivo!

Excelente post!

Christian dijo...

Muchas gracias Pollo.

Creo que también se debe al afán de control de los padres, que los lleva a querer impedir que sus hijos sean niños, a veces a grados terriblemente represivos: "No te muevas, no hables, no juegues, baja los codos de la mesa, no te ensucies, ...".

Todo lleva a lo que muy bien comentas.

Los padres deben evaluar cuidadosamente si su afán de control está saliéndose o no de lo razonable.

Malena Reyes dijo...

Los hijos son la extension de nuestra carne, de nuestra sangre, la perpetuacion de nuestro ADN, pero no de nuestro criterio.

No debe ser una tarea facil guiar a un niño por donde creemos que es el camino "correcto". Se requiere mucha paciecia y disernimiento, y muchas veces, ni siquiera nosotros de adultos sabemos cual es el camino correcto, sin embargo creo que hay 2 palabras basicas que deben ir de la mano para educar un niño: Libertad y Respeto.

Gracias por pasar. Sí, Lucas es bastante travieso, pero tambien es una canasta de amor, muy protector cariñoso y noble :). Milka, mi perra (es una golden retriever) tambien lo es.

Saludos!!

STELLA MARIS TABORO dijo...

los niños son las alas de DIOS en esta tierra.
Un beso

stella maris

Christian dijo...

Malena:

Qué gusto que me visites.

Parafraseando: 'Los hijos son la extensión de nuestra carne, pero no de nuestro criterio' y 'para educar a un niño: Libertad y Respeto'; me gustaron mucho estas frases, porque se considera a los hijos como personas, no como objetos de nuestra propiedad.

Saludos cordiales.

Stella:

Coincido con usted en el sentido de que los niños son la esperanza de la humanidad. Por eso lo que hay que criarlos fomentando en ellos la dignidad, la verdad y la independencia.

Un beso.

Christian dijo...

Stella:

A mi novia Lulu le gustó mucho su frase de que "los niños son las alas de DIOS en esta tierra".